Últimos temas
» S.T.O.P -Prologo
Jue Ago 09 2012, 20:55 por whiterabbit

» Hola!!!! soy el nuevo D:
Jue Ago 02 2012, 01:59 por Knight Mime

» Holaaaa
Jue Ago 02 2012, 01:59 por Knight Mime

» Darksouls Quelaag's Furysword
Lun Jul 30 2012, 01:52 por Dark Skull

» Aion free to play ;)
Lun Jul 30 2012, 01:49 por Dark Skull

» Cual es el anime mas largo que han visto???
Sáb Jul 28 2012, 22:56 por Knight Mime

» Que piensan de Saint seiya omega?
Lun Jul 16 2012, 22:18 por Dark Skull

» Utena mania
Lun Jul 16 2012, 15:27 por Vamp

» Sakamichi no Apollon
Lun Jul 16 2012, 15:21 por Vamp

Chat-Box
Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Sondeo

quieren que demon hunter vuelva a la vida?

29% 29% [ 4 ]
14% 14% [ 2 ]
43% 43% [ 6 ]
7% 7% [ 1 ]
7% 7% [ 1 ]

Votos Totales : 14


SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Vie Mayo 02 2008, 11:10

EN LA NAVE ÍCARO

-¿Cómo es posible que este muchacho conozca mi secreto?- Alucinó Thulani.

El sudafricano reaccionó y salió al exterior de la nave para reunirse con los muchachos sin esperar que Karim lo recogiese. El tiempo apremiaba.

EN LA CALLE

-Me alegro de que estés con nosotros, Harish -afirmó Thulani al acercarse al hindú-. Admito que te echaba en falta.

Harish nada dijo y cogió a Yao y Erik, cargando a cada hombro cada uno de ellos, dio un gran salto alejándose de la zona. Karim agarró a Thulani de la cintura y se lo echó al hombro siguiendo a su adversario mirando brevemente antes Xayide clavada como una estatua. Siguió a Harish.

CASA DE CITAS "WELLINGTON" (PERTH)

Miss Harkness había dirigido durante dos décadas la casa de citas más popular de Perth, sus chicas eran lo mejor del gremio: Guapas y... profesionales. En ese momento todas ellas estaban reunidas en el Hall de la casa de citas a las afueras de la ciudad.

-Y bien madame, ¿a qué hora llegan los clientes de hoy? -dijo ansiosa Clarise, una de las nuevas.

-Dijeron que estarían aquí como un rayo -afirmó miss Harkness.

En ese momento un estallido lumínico surgió en mitad del hall y un muchacho muy guapo y esbelto vistiendo un traje de metal rosado apareció en el hall.

Todas las prostitutas y su madame gritaron al unísono y salieron corriendo de la casa de citas asustadas con lo poco que llevaban puesto.

Giles, que vomitó sobre un tapiz que representaba a unas geishas haciendo sus tareas conyugales con mancebos japoneses, se dio cuenta de la situación a pesar de su mal cuerpo tras la recomposición del teletransporte y se puso rojo como un tomate.

No espero y, más muerto que vivo, saltó a través de una ventana y se dirigió corriendo hacia donde sentía el cosmos de sus compañeros y del gran adversario que combatían.

Cuando llegó a un cerco policial que rodeaba la zona cero del conflicto lo sorteó con un salto y una gran voltereta y corrió haciendo caso omiso de los disparos de los guardas de seguridad que no consiguieron alcanzarle. Tenía que llegar, quedaba poco.

ZONA CERO DEL CONFLICTO

Harish y Karim con sus compañeros a los hombros se alejaron todo lo que pudieron hasta una zona costera cerca de los muelles de la ciudad, pero sin salir de la zona metropolitana.

-El efecto de mi ilusión no durará mucho y para entonces tendremos que estar preparados -aseguró Harish

Thulani se acercó a Yao y Erik para examinarlos.

-Creo que podrán contarlo, pero ya han padecido mucho en los combates que han librado contra las hermanas -afirmó tras su examen.

-Es necesario que reaccionen, debemos luchar con todo lo que tenemos. Incluido usted, Thulani -lo miró con el ceño fruncido. La mirada que le devolvió el maduro empresario era de absoluta frialdad.

-Comprendo, el Gurudeva Unmesh no era tan prudente como pensaba al fin y al cabo!. Se suponía que era un secreto- le señaló con el dedo a Harish.

-Unmesh no me dijo nada, me lo dijo Visnhú- cerró los ojos entrando en trance- Recuerde lo que tiene a su cargo Thulani: Elegidos divinos. No subestime nuestra capacidad.

-Pues la mía esta puesta en entredicho constantemente- Afirmó burlón el ungido de Ra- ¿Qué es ese secreto tan bien guardado? ¿Nos puede ayudar a vencer a esa bruta musculosa?

En ese momento Harish y él percibieron algo, ambos sonrieron al unísono.

-Por la vaca sagrada- Se sorprendió el hindú.

-Giles, conocería esa cosmoenergía donde fuese –y entonces torno su cara en preocupación.

-Va directamente hacia Xayide- Afirmó Harish.
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Vie Mayo 02 2008, 11:11

EN EL CENTRO DE PERTH

Giles había llegado junto a una estática Xayide. Él la miró extrañado y se acercó con prudencia. Sentía perfectamente el cosmos tremendo que irradiaba aquella estatua humana pero no se movía ni un milímetro. Su cara era de absoluto desconcierto.

-¡AHHHHHHH! -gritó de repente Xayide dando un susto de muerte a Giles. Que se colocó en postura de defensa.

-¡No hermanas, no me abandonéis! -gritó esquizofrénica al vacío-. ¡Es cierto que debía haberos auxiliado antes pero la emperatriz me ocultó vuestras muertes! ¡VOLVED, NO OS VAYAIS SIN MÍ!.

Se quedó otro momento estupefacta pero recuperó la conciencia mirando extrañada a Giles.

-¡Ahora lo entiendo todo, ese indio de mierda! -le gritó enloquecida- No solamente matan a mis hermanas si no que tienen la osadía de ahondar en mi herida con esa ilusión. ¡ES UN INSULTO!

-Aloha -le hizo un gesto con la mano Giles-. Creo que no nos han presentado y me hablas como si me conocieses.

-Veo que eres un guerrero místico, ¿quién eres, insecto? -le miró extrañada.

-Giles, ungido divino de Zeus y santo mundial -se presentó con dureza el griego.

-¿Pero no eras tú al que se le ordenó a Hana'lyeh que exterminase?- Preguntó con la misma dureza- Veo que ha sido vencido.

-¿Conocías a esa babosa?.

-¿A ese traidor? ¡Intentó traer a este mundo ayer a Cthulu nada menos! -y escupió al suelo-. Pero él y toda su tribu infecta de mutantes ha sido exterminada.

<> Aquel nombre le trajo una sensación de terrible ahogo a Giles, algo que no podía asociar a ningún recuerdo que él tuviese. No podía recordar nada, solo sentir pánico.

SALA DEL TRONO DE JADE (SANTUARIO LEMUR)

-¿Pero es que estoy rodeada de estúpidos? -desesperó Bhuvana mientras miraba el cristal semilla por el que veía los acontecimientos de Perth- A que viene mencionar a Cthulu. Va ha hacer que me recuerde.

Bhuvana apretó los dientes furiosa dudando si no tendría que intervenir de nuevo. Optó por sentarse en el trono y disfrutar del espectáculo. Eran tan aburridas sus obligaciones como suma sacerdotisa del santuario...
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Vie Mayo 02 2008, 11:11

EN EL CENTRO DE PERTH

-Eres tú quien a causado esta masacre, ¿verdad? -afirmó Giles viendo restos humanos por todas partes.

-Por supuesto, son prueba de mi gran poder y parte de mi venganza por el asesinato de mis hermanas -sonrió Xayide satisfecha.

-Asesina... -la dijo con mucha ira.

Giles hizo estallar su cosmos rodeándose su cuerpo de un aura blanquecina y sus ojos, llenos de odio, comenzaron a chisporrotear energía eléctrica. Hilos relampagueantes comenzaron a ascender por su cuerpo dirigiéndose a su puño derecho que tenía apretado acumulando. Xayide lo miraba impasible.

-¿Qué pretendes hacer? -preguntó la semi-arpía.

-¡FURIA DEL TRUENO CELESTIAL! -gritó adelantando la mano derecha con la palma abierta hacia arriba expulsando la fuerza acumulada en un relámpago destructor.

A Xayide solamente le basto interponer su antebrazo izquierdo delante de su cara con el puño cerrado para que el relámpago golpease su sankesh y se disolviese en la nada. Cosa que Giles esperaba dado el cosmos tan elevado de su adversaria.

-¡Ahora! -gritó Giles-

Aprovechando que Xayide bajó el antebrazo izquierdo se lanzó hacia ella como un camicace. Aquella reacción pilló de sorpresa a Xayide.

-¡VUELO DEL ÁGUILA OLÍMPICA! –
Cientos de puñetazos le llovieron a Xayide en el lado de la cara donde su media máscara no la protegía. Pero estaba a punto de reaccionar, y Giles lo sabia, si la dejaba tomar la iniciativa moriría.

-¡FURIA DEL TRUENO CELESTIAL!.

De su mano derecha, a pocos centímetros de la cara de la arcano mayor, surgió un relámpago que explosionó en el rostro de la guerrera lo que hizo que saliese despedida varios metros hacia atrás y calló al suelo perdiendo la máscara que se deslizó por el asfalto hasta chocar con la rueda de un vehículo destrozado.

Aprovechó Giles y saltó raudo en el aire antes que Xayide aterrizase en su caída y, al alcanzar varios metros sobre ella se lanzó en picado, hincó los pies sobre la tripa de su adversaria en vuelo y la estrelló contra el asfalto.

-¡VUELO DEL ÁGUILA OLÍMPICA!.

Decenas de pisotones a gran velocidad se hincaron sobre el cuerpo de Xayide hundiéndola en el cemento como martillo que incrusta un clavo.

Viendo la escasa ventaja de la que disponía concentró todo el cosmos que pudo en sus dos manos e ideo una nueva técnica.

-¡DOBLE RELÁMPAGO DE LA JUSTICIA!.

Surgiendo de sus dos manos dos rayos eléctricos de gran potencia que estallaron sobre el cuerpo semienterrado de su enemiga sepultándolo completamente debido a los escombros que produjeron la explosión. Giles calló hacia atrás por la onda de choque.

Se produjo una explosión que levantó la sepultura de Xayide y esta se alzó furiosa con una brecha en su frente de la que manaba sangre y un ojo amoratado. De su nariz también salía un hilo de sangre.

-¡Maldita sabandija, nadie me ha humillado como tú!- Gritó loca de ira la reina arpía- Te voy a desintegrar con golpes a la velocidad del sonido. ¡COZ DOBLE MORTAL!.

Giles sabia que si le alcanzaba aquel ataque moriría horriblemente. Entonces lo único que pudo hacer fue pensar que bien estaría a la espalda su adversaria.

En ese momento ocurrió algo que ni él mismo se esperaba. Cuando justo los puños de Xayide le iban a pulverizar su cuerpo comenzó a deshacerse en una explosión lumínica y rehacerse justo detrás de ella.

-¿Pero que... ?- Se sorprendió Xayide ante aquel fenómeno.

-¿Pero como has podido desplazarte a semejante velocidad?. Ni siquiera he visto como te movías

Giles estaba atónito el también. Sabía de sobra que no habría podido desplazarse a una velocidad superior a la del sonido, no estaba preparado para ello, pero conocía aquella desagradable sensación en su cuerpo... Se había teletransportado... ¡a voluntad!.

-Es imposible que alguien de tu nivel se mueva más veloz que yo -se rió Xayide- Seguro que has usado una ilusión como tu amigo hindú.

-¡No sé hacer ilusiones, no me explico como he hecho esto ni tampoco tengo ningún amigo hindú!- contestó desconcertado el griego en voz alta.

-Da igual, mosquito -afirmó Xayide-. Te voy a...

-¡OHM, PURIFICACIÓN DEL NIRVANA! -escucharon de repente.
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Vie Mayo 02 2008, 11:12

Un ataque a plena potencia de Harish barrio a Xayide que fue arrastrada por el rayo de energía kundalini. Su cuerpo, violentamente arrastrado, atravesó y destrozó varios muros en su trayectoria alejándola de Giles.

-Yo soy tu amigo hindú -le dijo Harish flotando en el aire en la postura del loto y guiñándole un ojo-. Me llamo Harish, <>.

Thulani y Karim corrían hacia Giles para ayudarle a levantarse de su mareo por la teletransportación.

-¡Giles, como demonios has llegado aquí! -le gritó Thulani.

-Desmond me trasladó a Australia en una C.L.D.T -confesó Giles.

-Ese maldito mayordomo me las pagará -apretó el puño en el aire-. Odio que me desobedezcan. Pero se bienvenido.

-Gracias -sonrió el griego.

-¡Heyyyy! -lo felicito Karim-. Bonita forma de patearle el culo a esa grandullona.

-Gracias, tontorrón -le pego en el hombro con delicadeza en señal de amistad.

Una nueva explosión liberó a Xayide de un muro que la cerraba el paso. Su mirada era de tal fiereza que sus ojos estaban inyectados en sangre.

-¡NINGUNO SOBREVIVIRÁ A LA VOLUNTAD DE CELENO LA OSCURA, REINA DE LAS ARPIAS! -Sentencio una dolorida Xayide-. ¡OS CONDENO A MORIR ENFERMOS LLENOS DE PÚSTULAS! ¡PESTE BUVÓNICA ARPIESCA!

-¡De eso ni hablar, no soporto el hedor asqueroso a arpía! -se burló un temerario Karim concentrando tanto su ka a su máximo nivel en un tiempo record-. ¡CONOCE TÚ LA SENTENCIA DE UN FARAÓN!- él cetro etéreo sejem se formó entre sus manos-. ¡CETRO ÚREO, BOLA ÍGNEA!

La velocidad de la gran bola de fuego fue lo suficiente como para sorprender a una atontada Xayide por los ataques recibidos previamente y la dio de lleno, la explosión la lanzo varios metros hacia atrás.

Xayide se volvió a levantar dispuesta a todo

-¡SI NO POR ENFERMEDAD OS PUDRIREIS TODOS EN EL HADES!.

Harish tuvo un mal presentimiento y se puso a recitar sutras en la postura del loto muy rápidamente, debido al esfuerzo su frente comenzó a sudar.

-¡QUE LAS ALMAS DE MIS HERMANAS CLAMEN VENGANZA! -gritó a los cielos- ¡KASSANDRA, LARISSA, SELENNA, MIS AMADAS TRILLIZAS, OS CONVOCO, LLEVAOS A ESTOS INFELICES! ¡RAPTO MASIVO DEL HADES!

Los espíritus de las tres semi-arpías convocadas surgieron de la nada dirigiéndose hacia Thulani, Harish y Giles.

En ese momento la piel de Harish se volvió azul oscura, como las representaciones de los santos hindúes en la India, y entre sus manos se formo una flauta dorada.

-He pronunciado los sutras de un encantamiento del Atharva Veda*, he convocado la flauta travesera del mismo Krishna, el octavo avatar de Visnhú -aleccionó Harish y se puso a tocar el instrumento de viento.

La hermosa tonada que salía de la flauta hizo que las arpías espectrales se tapasen los oídos como si les doliese, y el sonido las iba como deshaciendo.

-¡NOOO! -gritó Xayide desesperada.

-¡OCTAVA VÉDICA! -gritó Harish cuando el solo de flauta dio a su fin y las tres almas de las trillizas se evaporaron en una explosión etérea. Inmediatamente el hindú perdió su pigmentación azul y la flauta desapareció.

-Este encantamiento es solamente para destruir malos espíritus o espectros impuros -aclaró Harish
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Vie Mayo 02 2008, 11:12

-¡ESO NO OS LIBRARÁ, MALDITOS! -gritó una aturdidísima Xayide dispuesta a atacar

-¡DEJADNOS HACER A NOSOTROS! -escucharon Harish, Thulani, Karim y Giles la voz de Erik a sus espaldas.

Yao y Erik, recuperados de su último ataque, aparecieron corriendo detrás del grupo y los superaron como balas yendo directamente contra Xayide.

-¡YAO, LA TÁCTICA QUE PRACTICAMOS EN LA SALA DE PELIGRO! -gritó a la amazona que le respondió con un guiño-

-¡SI, Y CON NUESTRAS NUEVAS TÉCNICAS! -le respondió Yao.

-¡ESTA BIEN!- respondió el santo mundial.

-¡LA TÁCTICA COMBINADA UN, DOS, TRES! -gritó Yao- ¡UNO!¡TLAYOLOHTLI, CORAZÓN DE LA TIERRA!

Incendiando su cosmos y enrojeciéndose su mirada dio un puñetazo en el suelo que originó una gran fisura en el suelo que obligó a Xayide a elevar el vuelo sino quería ser devorada por la tierra. Lo que la hizo perder un tanto el equilibrio.

-¡DOS! ¡FIMBULWINTER, HÁLITO HELADO DEL RÁGNAROK!- Erik aprovechó ese segundo de desconcierto de Xayide para encerrarla en un ataúd de escarcha que, como en la ocasión anterior, se comenzó a resquebrajar debido al gran poder de la arcano mayor.

-¡AHORA YAO, ESTA INMOVILIZADA, ANTES DE QUE SE LIBERE!- le advirtió impaciente.

-¡Y TRES!¡CHANKA PAWAQ, ROCAS VOLADORAS!-

Debido a su cárcel de cristal Xayide no pudo evitar recibir de lleno los golpes de Yao que no solo destruyeron el ataúd si no que impactaron en la arpía.

-¡YAO! -fue ahora Thulani el que gritó sorprendido de la acción combinada-. ¡NO CEJES, SIGUE PRESIONANDO!

La lluvia de meteoros ectoplasmáticos no paraba de golpear a Xayide. Yao seguía manteniendo la presión pero empezó a ver doble y a decaer. Finalmente la lluvia de meteoros cesó.

-Es... estúpidos -dijo Xayide con un hilo de voz volando hacia el cielo herida-. Todo eso a dolido... ¡PERO AÚN NO HE DICHO MI ÚLTIMA PALABRA!

-¡APRISA TODOS! -gritó Thulani- ¡DETRAS DE HARISH!

-Harish, tu técnica de defensa, sé que nos protegerá a todos -le ordenó el sudafricano.

-Esta bien -dijo una vez todos se colocaron tras él con Yaocihualt ayudada por Erik- ¡ALAS PROTECTORAS DE GARUDA!

Un Garuda fantasmal y cristalino hizo acto de presencia y envolvió a los seis con sus alas

-¡VIENTOS CÉFIROS!- berreó una enloquecida Xayide sedienta de sangre.

Los vientos chocaron contra las alas de Garuda, cosa que hizo a Harish apretar los dientes debido a la presión de aquel titánico soplo. Dentro los seis estaban a salvo.

-¡Escuchadme bien los cinco, el tiempo apremia! -dijo Thulani impaciente- Cuando el gurudeva me visitó en Sudáfrica me enseñó un conjuro védico llamado la FUSIÓN CÓSMICA ELEMENTAL. Aunque no lo creáis yo también tengo el cosmos desarrollado, pero latente. Soy también un iniciado, reencarnación del rey zulú Shaka y ¡UNGIDO DIVINO DE UNKULUNKU, LA MAYOR DIVINIDAD DE MI PUEBLO!.

SALA DE JADE (SANTUARIO LEMUR)

Bhuvana escupió el vino que se le atragantó al oír esto y recordó cierta conversación mental con su señor
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

FLASH BACK

Entidad poseedora: ¿Al anciano de color? Pero...

Voz en la conciencia de la entidad poseedora: Es mucho más de lo que aparenta ser. Aunque él aún no lo sabe
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
-Mi gran señor oscuro- pensó ella.

-No, es mucho más de lo que aparenta ser. Pero él aún no lo sabe -insistió su señor-. Mucho más de lo que ahora aparenta.

-¿Más aún de lo que ven mis ojos mortales, mi señor? -cuestionó ella.

-Más aún, ¡vigílalo!- y la voz se apagó.

CENTRO DE PERTH

Thulani comenzó a concentrarse y los muchachos sintieron un enorme cosmos en el interior de su mentor. Un cosmos casi tan poderoso como el de Xayide pero en estado bruto y sin usar, la sensación era extraña. Thulani empezó a lucir con un aura verdosa.

-Vaya sorpresa -indicó Karim soltando un silbido de asombro ante lo que sentía.

-Thu... Thulani, a... aprisa -se quejó Harish sudando a raudales- No aguantaré mucho más.

-Karim, Yao, Giles, Erik- Concentrad vuestros cosmos en vuestras marcas divinas- ¡QUE SE ILUMINEN!

Así operaron y sus respectivas marcas lucieron con un halo envolvente sobre sus armaduras.

-¡AHORA GRITAD EL ELEMENTO QUE REPRESENTAIS! ¡RÁPIDO, NOMBRANDO ANTERIORMENTE A VUESTRO DIOS PROTECTOR LEVANTANDO EL PUÑO DERECHO AL CIELO EN SEÑAL DE RESPETO A VUESTRAS DIVINIDADES!.

-¡ZEUS, TRUENO!- gritó Giles

-¡ODIN, HIELO! -hizo lo propio Erik

-¡COATLICUE, TIERRA! -invocó Yao

-¡RA, FUEGO! -conjuró Karim.

Cuatro rayos verdosos surgieron de las marcas divinas yendo hacia el pecho del viejo Thulani, en el cual se conjugaron las cuatro fuerzas primordiales y esenciales de la naturaleza.

Xayide intuyó que algo raro se proponían y cesó su ataque para verlo bien.

-Harish, la hemos desconcertado -se percato Thulani lleno de poder- Retira a Garuda de inmediato y préstame también tu fuerza. ¡RAPIDO!

Harish recitó un sutra y Garuda se esfumó quedando expuestos a Xayide.

-¡VISNHÚ, ESPÍRITU!- y de su tercer ojo surgió otro rayo verdoso hacia el pecho de Thulani. Ya estaba preparado.

-¡XAYIDE! -la señalo con el dedo Thulani- ¡SABES QUE ESTAS SINTÍENDO UN GRAN COSMOS EN MI INCREMENTADO POR LA FUERZA DE MIS MUCHACHOS, RINDETE O MUERE!

-¡ES UNA ILUSIÓN INFUNDIDA POR EL HINDÚ PARA DESCONCERTARME!- rió la arcano mayor-¡NO CAERÉ EN LA TRAMPA!.

-¡PEOR PARA TI SI CREES ESO! -Thulani comenzó a conjugar en su interior toda su fuerza latente más la prestada dirigiéndola hacia las manos.

Alzó sus brazos hacia el cielo poniendo las palmas de sus manos una frente a otra y entre ellas se formó una gran esfera verdosa de energía.

-¡FUSIÓN CÓSMICA ELEMENTAL, ESFERA UNIVERSAL!- Y lanzó la bola que fue rauda hacia Xayide.

-Bah, esto no es real, es solo una ilusión más -se cruzó de brazos esperando la bola.

-Madre mía, y parecía lista -se echó Karim la mano a la cara.

Cuando la bola se le echaba encima empezó a tener sus dudas y, en el último momento, se arrepintió. Pero era demasiado tarde: al chocar con ella la esfera verde y estallar rugió de dolor y notó como algo en su pecho se resquebrajaba y estallaba. El pecho de su sankesh se había rajado y un ala fue destruida. El resto de la armadura estaba rajada.

-¡NO ERA UNA ILUSIÓN, MI ARMADURA, DESTRUIDA POR UN VIEJO!- desesperó - ¡COMO ES POSIBLE!.

-¡Ahora o nunca chicos, está desprotegida, es vulnerable! -les indicó Giles- ¡Ataquemos con nuestras mejores técnicas, dándolo todo, como el equipo que somos, a la vez, a plena potencia!.

-¡DOBLE RELÁMPAGO DE LA JUSTICIA!-

-¡CHANKA PAWAQ, ROCAS VOLADORAS!-

-¡MANOS OSCURAS DE ATÓN, ABRAZO SOLAR!-

-¡OHM, PURIFICACIÓN DEL NIRVANA!-

-¡FIMBULWINTER, HÁLITO HELADO DEL RAGNAROK!-

Las cinco técnicas se juntaron en un rayo arcoirisado de una potencia inigualable. Rayo que iba directo a Xayide en el cielo.

-¡SOCORRO, PIEDAD!- Gritó Xayide.

El impacto del rayo fue tal que Xayide se desintegro junto con su armadura sin dejar rastro de existencia. Pero, antes de evaporarse pensó <>.

-¡LO HEMOS CONSEGUIDO!- Gritó Karim entusiasmado.

-Si- Afirmó Erik entristecido- pero a que precio.

Karim miró los efectos colaterales de la batalla a su alrededor y se quedó cabizbajo, era muy duro aceptar aquella monstruosidad.

-Hicimos todo lo que pudimos para alejarla de la ciudad, pero ella cazó la nave enseguida, fue inevitable -afirmó con dura resignación Thulani.

-¿Y ahora que debemos hacer? -lo miró Giles preocupado.

-Partir, evidentemente, esto es cosa de los australianos -contestó el sudafricano-. Tenemos que prepararnos para los siguientes combates. Nuestro destino guerrero es muy duro, pero tiene que ser así.

-Las guerras nunca son fáciles -apretó Yao el puño-. Y mucho menos una guerra como la nuestra. Depende mucho de nosotros y no podemos quedarnos para auxiliar a las víctimas. En estos momentos otros arcanos pueden estar atacando en otro lado.

-Debemos irnos -intervino Harish cerrando los ojos-. No deben saber más de nosotros de lo que ya saben. Esta guerra debe ser lo más discreta posible.

-Pero esto será noticia en todo el mundo -dijo Erik-. Nos han visto luchar contra Xayide.

-Por eso debemos desaparecer lo antes posible -dijo Thulani dirigiéndose hacia Ícaro.

-La nave esta volcada... -comenzó ha hablar Karim

-Ya os he dicho que Ícaro tiene innumerables funciones -sonrió Thulani-. Puede despegar incluso estando boca abajo- Esperad y veréis.

Se introdujo dentro de la nave y al rato consiguió que diese la vuelta hacia un lateral de campana de manera que estabilizó la postura de la nave y la poso en postura correcta. Les hizo una seña desde la ventanilla para que entrasen.

Cuando iban a entrar por la plataforma de acceso Ashley salió de detrás de un edificio derribado.

-Ash -se sorprendió Harish- ¿Qué haces tú aquí?.

Ashley se lanzó a sus brazos llorando desconsolada.

-Tuve miedo de perderte -confesó con lágrimas en los ojos-. Lo he visto todo y quiero saber que eres, estoy muy intrigada por todos esos... poderes que tenéis y por que habéis matado a esa criatura con alas. Parecía humana.

-Esto es peligroso para ti -le explicó Harish-. No deberías entrometerte en ello.

-Soy aventurera nata -frunció el ceño ofendida-. Vividora, fuerte y muy independiente. Así que no me vengas con monsergas. Soy una niña rica con muy malas pulgas. ¡Ala, vamos a esa... nave!.

Yao sonrió para sí misma al ver el carácter y las agallas de Ashley, respetaba mucho a las mujeres decididas. Presintió que se convertirían en grandes amigas, la gustaba.

-Yo me llamo Karim- Se acercó el egipcio y la estrechó mano con delicadeza- El chistoso de esta pandilla.

-¿Chistoso? Eres como un dolor de muelas -le cortó la amazona tajante - Encantada, querida -se dirigió a Ash-. Yo me llamo Yaocihualt, soy de México.

-Yo me llamo Giles, de Grecia -hizo una reverencia-

-Erik, de Finlandia -inclinó levemente la cabeza-

-Encantada, chicos. ¿Qué sois, superhéroes o algo así?.

-Algo así -afirmó Giles sonriente.

-¡Y yo soy Thulani, la "niñera" de estos jovencitos! -asomó la cabeza por la compuerta de la nave-. ¡Dejaos de presentaciones y venid ya, antes que llegue el ejército australiano!

-¡Thulani, estas diferente! -afirmó Giles- Con la confusión de la batalla no me he percatado, pero pareces algo más joven. Has perdido canas y algunas arrugas de la cara.

-No puede ser- Se miro sorprendido en un cristal de la nave

Había rejuvenecido algo su aspecto, algunas de sus arrugas habían desaparecido alrededor de sus ojos y algunas zonas de su pelo recuperaron su antaño color castaño, incluso se sentía más vigoroso. Estaba claro que el primer estallido de su cosmos latente había tenido un efecto inesperado en él.

-Chicos, veámonos -insistió Thulani-. Durante el viaje nos pondremos al día de todos los acontecimientos- volvamos a casa.

Tras acomodarse en los asientos los siete asientos de la nave negra esta partió hacia el cielo despejado dejando tras de si una gran devastación.

8.1. EPÍLOGO CAPÍTULO OCHO

CÁMARA DE JADE (SANTUARIO LEMUR)

-¡Maldita sea, han conseguido eliminar también a Xayide! -gritó histérica la Emperatriz de Jade tirando el cristal-semilla contra el suelo haciéndose añicos- ¡Espero que ella y sus tres hermanas se pudran allá donde estén! ¡Débiles!. Son más capaces de lo que parecen esos mosquitos, pero en mis manos tengo aún un poder inconmensurable y muchos guerreros a mi servicio. La humanidad no sobrevivirá, lo juro por el Gran Señor Oscuro.

-Gran Emperatriz -dijo Sanchai irrumpiendo en la sala del trono.

-¡Que quieres, gusano! -le miró con desprecio Bhuvana.

-Había pensado -hizo una reverencia sonriendo malévolamente- que si me dejaseis hacer una visita a Rumania podría bueno, ya sabéis.

-Siiii -volvió la esperanza a la mirada de Bhuvana-. Son grandes guerreros de habilidades oscuras y tienen siglos de experiencia. Irás con una misiva mía para Vlad.

Bhuvana preparó el pergamino y se lo dio a su consejero.

-Dile que ya ha llegado el momento de extender su reino de terror por Europa -aseguró Bhuvana- Pero que por encima de todo elimine a esos... santos mundiales.

<>. Dijo una voz en el subconsciente de Bhuvana.

-Si, gran señor, si -sonrió Bhuvana. Un destello púrpura y fugaz despidieron sus ojos.

Cansada la entidad que poseía a la suma sacerdotisa debido al dominio que tenía sobre todos los servidores del santuario se retiro a descansar a los aposentos de su víctima.

FIN DE LA SAGA DE LAS CALAVERAS DE CRISTAL

CONTINUARÁ... (つづく)

* Se denomina Vedas a los cuatro textos sánscritos que forman la base del extenso sistema de escrituras sagradas del hinduismo. Uno de ellos era el Atharva veda que trata de fórmulas mágicas y encantamientos.

http://img240.imageshack.us/img240/4386/xayidecelenopa4.png
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  Vamp el Dom Mayo 04 2008, 01:54

ahh me robastes la pregunta al final,
iva a decirte ke pongas una imagen de Xayide sus caracteriscas
llamaron mi atencion oO
estuvo wena esta parte de perth larga la proxima me compraras anteojos o-o
espero la conti bye
avatar
Vamp
Golden Knight

Cantidad de envíos : 1447
Location : Winterfell

Hunter tag
hp:
10/2000  (10/2000)
mp:
20/1000  (20/1000)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Mar Jun 10 2008, 06:55

Vamp, creo que sabrás apreciar esta segunda saga dado el cambio que le has dado a tu nick de administrador. Hay va el capítulo 9 tras más de un mes de retraso.

CAPÍTULO 9

http://img252.imageshack.us/img252/848/portada3qm9.jpg

CHAPTER 9: LA SENDA DEL VAMPIRO (PRÓLOGO DE LA SAGA DE LA ORDEN DEL DRAGÓN)

“Es eas sein lust und gab ihm mut,

Ween er san fliessen mensehen blut”

[Le daba coraje, y era su placer

cuando veía la sangre humana correr]

9.1. CAIDA EN LA OSCURIDAD

20 de diciembre de 1946

PEQUEÑO MONASTERIO ORTODOXO EN EL SUR DE BUCAREST (ANTIGUA RUMANIA)

<<¿Excomulgado? ¡Malditos seáis!>>

Expresó aquel hombre de delgada y fortalecida constitución, de cara alargada, pómulos algo pronunciados, ojeroso, de bigote oscuro alargado y con una melena castaña y rizada muy poblada. Su belleza balcánica rivalizaba con la de los bosques de los Cárpatos al anochecer. Vestía una armadura de cuero anatómica estriada de color sangre que, en conjunto, asemejaba a un lobo desollado. El yelmo licántropo lo sujetaba con furia en su brazo derecho.

-Voivoda(1) Vlad Dracul, apodado Tepes, el Empalador -le señaló acusador uno de los sacerdotes que componía la delegación ortodoxa enviada para tal fin-. Ya se han escuchado vuestras alegaciones y el dictamen es irrevocable.

-¡Todo lo hice por mi pueblo! -gritó el acusado con firmeza y soberbia.

-Empalar(2) a más de cien mil personas no lo consideramos una forma muy adecuada de reinar Valaquia -sentenció con tranquilidad el sacerdote que lideraba la delegación-. Torturar a mujeres y niños es una aberración digna del Maligno.

-Eso son solo leyendas surgidas de las mezquinas mentes de los nobles, que son la auténtica lacra de los reinos rumanos -apretó el puño libre hacia el tribunal eclesiástico-. Prefieren desacreditar a sus propios dirigentes por el miedo al yugo otomano(3) y pagarles los tributos que estos les exigen antes que hacerles frente con el valor que heredamos de nuestros antecesores magiares, eslavos, mongoles y romanos. Todos pueblos guerreros. Ellos, los nobles, contagiaron al pueblo llano con su temor cuando los tendrían que haber guiado con firmeza para forjar un clan que enfrentase a la amenaza venida de Constantinopla.

-No creemos que sean leyendas teniendo en cuenta los miles de cadáveres que se han visto empalados por toda Valaquia –dijo el sacerdote que presidía la delegación.

-Solo los he reinado con el único lenguaje que entienden: el terror -una media sonrisa se reflejo bajo su mostacho.

-¡Vos sois rey brujo y servidor del Maligno! -se exaltó un tercer clérigo ante la frase del acusado-. Merecéis ser excomulgado.

Vlad Tepes recorrió con sus ojos de derecha a izquierda las miradas ocultas bajo las capuchas de los hábitos de los ocho clérigos, miradas de odio y miedo.

-Siento que la iglesia ortodoxa, a la que con tanta veneración he servido, se halla vendido también al sultán turco -dicho esto escupió sobre el suelo del monasterio.

-Eso que habéis realizado es una herejía contra el Sumo Hacedor -dijo el presidente de la delegación.

Vlad se puso su yelmo de cabeza de lobo rojo y se dirigió al portón de salida.

-Si no os hubiesen coronado nuevamente voivoda os hubiésemos mandado descuartizar -amenazó un cuarto sacerdote.

Drácula se dio la vuelta al escuchar esto justo antes de salir por el portón el cual ya había abierto, extrajo su guantelete derecho y elevó la mano mostrando su dorso, en el dedo índice portaba un anillo de plata forjado con la forma de un dragón que se mordía la cola con un pequeño ópalo incrustado en sus fauces.

-¡Pomposos sacerdotes! Mi padre me nombró Caballero de la Santa Orden del Dragón(4) -aseguró con mucho orgullo-. He servido desde entonces a Dios luchando contra el enemigo hereje, el invasor turco. Pero he encontrado adversarios entre los míos. ¡Incluso mi hermano Radú ha repudiado mi hermandad al haber sido educado por los turcos tras ser capturados ambos de niños por ellos!. Soy príncipe eslavo, guerrero y, sobre todo, un hombre. ¡Y NO ENTREGARÉ RUMANIA A LA BASURA OTOMANA NI A SUS TEMEROSOS SECUACES!.

Dijo esto último alzando de nuevo un puño amenazante hacia la delegación.

-Mi puesto está al lado de los caballeros de Valaquia, Transilvania y Moldavia y los campesinos fieles a mi. Y juro por lo más sagrado que los defenderé con la última gota de mi sangre- Añadió, se puso el guantelete y partió.

Y dicho esto abandonó el monasterio.

-Avisa a Laiota Basarab y a Radú de que ya ha partido, ha llegado el momento de cerrar la soga alrededor del cuello de este monstruo -ordenó con seriedad el sacerdote que presidía la delegación y el otro salió por una puerta trasera al altar.

Vladislav se acercó a un semental negro como el fondo de un pozo y muy hermoso, le acarició la crin con suavidad y le sonrió mientras le daba algo de zanahorias que llevaba en la montura.

-Silvano, mi buen corcel, Dios me ha abandonado -le dijo al caballo el cual relinchó con suavidad como si entendiese lo que decía su amo-. Pero yo no abandonaré a los míos.

Pronunciadas estas palabras, de un ágil salto, incluso portando la armadura, se subió a la montura y golpeó levemente con sus escarpes (botas de armadura) los flancos del corcel que partió raudo.

(1) Voivoda o vaivoda. Título medieval que se daba a los gobernadores y soberanos de Moldavia, Valaquia, Transilvania y Polonia.

(2) Empalar. Ensartar en un palo.

(3) Otomano. De Turquía o relativo a este país europeo y asiático; turco.

(4) Santa Orden del Dragón. Instaurada en 1418 por el Emperador Segismundo de Luxemburgo, cuya finalidad es la lucha contra el turco, en un momento en que este ocupa buena parte del sureste de Europa. Su lema era: ¡Oh, cuán compasivo, justo y piadoso es Dios!, su emblema es un Dragón con la cola enrollada al cuello, formando todo él un círculo. Estaba formada por nobles.

BOSQUE DE VALASIA (CERCA DE BUCAREST)

Vlad abandonó la ciudad y se dirigía hacia una concentración de tiendas en la que acampaban a la intemperie un ejército que estaba preparando para combatir a los turcos y evitar la invasión de Valaquia, estaba esperando la llegada de tropas provenientes de Hungría, ayuda que no le negó János Hunyadi, comandante en jefe de los nobles húngaros y antiguo aliado de su padre. Janós también había ayudado recientemente a Vlad en el derrocamiento de Laiota Basarab, anterior vaivoda de Valaquia tras ser Vlad apresado por los turcos durante años.

No tardó en abandonar Bucarest la cual no estaba aún ni amurallada, comenzó a construirse hace algunos años y fue fundada por el propio Vlad. Llena de gente sencilla y temerosa de Dios (tal vez demasiado, según su punto de vista) y construida con una arquitectura bizantina que rallaba la extravagancia.

Tras dejar atrás Bucarest se introdujo, cabalgando sobre Silvano, en los espesos bosques de los Cárpatos. Aquel día una espesa niebla cubría la tierra y apenas se podía distinguir con claridad ni el sendero ni los bellos contornos de las vulnerables hayas y encinas que, con las tinieblas, parecían hombres retorciéndose de dolor en posturas extravagantes. Un aullido lejano de lobo deleito los oídos del vaivoda (¿por qué tanto temor de los lugareños cuando criaban a perros en sus casas? Vlad admiraba a estas criaturas, independientes y fuertes).

Galopaba hacía ya rato cuando el crujido de una rama al astillarse le puso alerta y de la nada surgieron numerosos soldados otomanos encabezados por tres nobles boyardos(5), entre ellos el destronado y desterrado Laiota Basarab, quien observaba a Vlad con gran desprecio.

-Vaya, antes o después me esperaba esto -dijo Vlad descabalgando con absoluta tranquilidad-. Esta visto que Valaquia va a ser invadida pronto y que los nobles os habéis aliado con ellos antes de tiempo. Sucios cobardes.

El ceño del voivoda se frunció y extrajo su espada y se dispuso a encararse con sus adversarios. Se abalanzó sobre ellos y, de tres rápidas estocadas, acabó con la vida del mismo número de adversarios. Apuntó con su espada hacia Laiota.

-No sabes lo que es rendirse, ¿verdad destronado? -se burló de él.

-Monstruo del infierno, me robaste lo que era mío. El trono -lo maldijo Laiota.

-Trono que tu ocupaste aprovechando mis años de encarcelamiento. ¿Quién es el ladrón?-

-¡Ahora! -gritó Laiota lleno de rencor.

Cinco flechas surgieron de la nada y clavaron en la espalda de Vlad el cual cayó al suelo moribundo.

-Despídete de la vida -se mofó Laiota-. Esta condena es conjunta de tu pueblo, la iglesia y de los otomanos. Incluso tu hermano Radú aceptó esta emboscada.

-No, esta emboscada es producto de la cobardía de los traidores a Valaquia aliados a estos sucios turcos -susurró Vlad en su agonía y un soldado turco le dio una patada en la cara, Vlad se quejó al recibir el golpe.

-Yo te remataré -dijo Laiota sacando su espada.

En ese momento Vlad apretó los dientes y, a pesar del terrible dolor y la pérdida de sangre a causa de los flechazos, inesperadamente se incorporó de un salto ante el asombro de sus asaltantes y con gran velocidad agarró su espada tirada en la hierba del bosque y segó la vida, rugiendo de rabia, de otro turco y un noble boyardo

-Este hombre es un auténtico demonio, que fortaleza -admitió Laiota- ¡Matad a este monstruo, necios, o él acabará con nosotros!

Vlad optó por la retirada y saltó sobre su corcel, el cual salió cabalgando velozmente. Al llegar frente a los turcos hizo que su caballo diese un gran salto lo que hizo a sus adversarios que se apartasen si no querían ser arroyados y salió a todo galope, como entre los asaltantes no había ninguno ocupando un caballo perdieron a Vlad de vista rápidamente. Vlad, ya lejos del peligro, dejó caer su cuerpo sobre Silvano debido a su dolor y este, notando la necesidad de su señor, aminoró su velocidad hasta transportarle al trote.

-Dirígete al Danubio, mi fiel caballo, quiero morir allí, no me queda ya mucho- dijo con un hilo de voz y, como si este lo entendiese, se dirigió hacia el famoso rió balcánico.

Mientras, en la zona de la emboscada, Laiota se frotaba las manos.

-Ha escapado, pero da lo mismo, no tardará en morir-

-Le prometimos al sultán la cabeza de Vlad, quería exponerla en el serrallo de Topkapi en una pica para que sus súbditos la viesen. Hemos de perseguirle -observó uno de los nobles boyardos supervivientes.

Laiota, de un tajo, cortó la cabeza de su interlocutor y la agarró por el cabello ofreciéndosela sonriente a uno de los otomanos.

-Llevad esto al sultán con todos mis respetos, a partir de ahora Valaquia será un fiel aliado a los turcos-

El soldado turco cogió la cabeza sangrante y la envolvió en su túnica. Todos rieron satisfechos.

(5) Boyardo. Es el título de los nobles terratenientes eslavos, aunque se emplea sobre todo en el ámbito ruso, serbo, búlgaro y rumano (incluyendo Moldavia).
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Mar Jun 10 2008, 06:55

EN UN AFLUENTE DEL DANUBIO

Silvano llegó al rio y se tumbó con lentitud en la orilla del rio dejando a su amo moribundo en la misma de tal manera que las aguas del rio bañasen el cuerpo del príncipe. Vlad sintió algo de alivio al notar la caricia de la corriente sobre sus heridas sangrantes.

El caballo, lejos de incorporarse, se quedó junto a su amo, para hacerle compañía en sus últimos momentos dejándose acariciar su crin por Vlad.

-Mi fiel Silvano, has sido el mejor amigo que he tenido siempre. Eres noble y fuerte, pero este es el fin. Casi toda mi sangre a abandonado mi cuerpo. Me apago... Mirela- susurró esto mientras perdía el conocimiento con la imagen de una princesa de deslizantes vestidos en su pensamiento.

-Dios, por que me has abandonado... - pensó Vlad antes de desmayarse.

Silvano relinchó lloroso.

Poco después una luz rojiza se iluminó entre unos arbustos y se abrió un vórtice del que surgió un ente femenino lleno de una maldad tan intensa que Silvano, asustado, siguió sus instintos y se incorporó saliendo al galope.

El ente era alto y esbelto, manos grandes que parecían garras de león, con dos cuernos curvados coronando su frente, orejas puntiagudas, sus colmillos eran largos y afilados y una lengua alargada y bífida de rojo fuego se asomaba oscilante de su paladar, su cabello era rojo oscuro y caía sobre sus hombros como helechos cenagosos y el pigmento de piel se mostraba rosado. Aquella criatura vestía de cintura para abajo con un faldón carmesí alargado que le cubría hasta los pies y, de cintura para arriba, la cubría un peto de armadura construida de un extraño metal color rubí, de la espalda surgían cuatro alas que formaban parte de la armadura. Dos superiores y pequeñas un poco más abajo de los hombros semejantes a las de un ave y desplegadas y otras dos alas más grandes a estas primeras situadas a media espalda con aspecto de ser esqueléticas y ornamentadas.

El ente flotó sobre la hierba sin pisar esta y se poso cerca de Vlad.

-Si, Él te ha abandonado, Vladimir III Draculea Tepes, pero yo no -dijo mientras agarraba a Vlad del cuello y lo elevaba a la altura de su cara.

Las pupilas serpentinas de aquella criatura se iluminaron y las cinco flechas incrustadas en la espalda de Vlad cayeron al río, las heridas se cerraron solas y el príncipe valaco dejo de sangrar. Despertó de su letargo y miró aterrorizado a su captora, la fuerza que tenía la garra que le sujetaba era inimaginable y el rostro que le observaba irradiaba una maldad inhumana.

-Qui... ¿qué eres, demonio?- dijo con un hilo de voz y muy debilitado.

-Eso mismo, un demonio, una archidemonia... de orden mayor- Sonrió la criatura maléfica- soy LILITH, SEÑORA OSCURA SÚCUBO

-¿Súcubos?- cuestionó Vlad -. Demonios con forma de mujer que tientan a los hombres en su sueño y yacen con él para luego matarlo tras el acto.

-Así es- sonrió Lilith-. Mis amazonas infernales hacen una tarea excitante ¿verdad?- Y se relamió con su lengua bífida. Vlad apartó la mirada asqueado.

-Fui la primera esposa de Adán en el Paraíso Edén, antes que esa estúpida de Eva -prosiguió-. Creada por el Sumo Hacedor y soy tan antigua como el mundo. Conviví un tiempo con Adán hasta que me cansé de él y abandone el Paraíso vagando por el mundo naciente hasta llegar un mar de fuego donde conocí demonios bellos y amantes con los que me apareé y me dieron poder convirtiéndome en una de ellos. Con el paso de los eones he adquirido gran poder en mi panteón y me he convertido en la reina de los súcubos. Pero mi naturaleza demoníaca la quiero, digamos, "humanizar".

-¿Qué quieres de mi? ¿Devorarme? ¿Es este el castigo por mis crímenes?-

Lilith rió al escuchar las palabras de su presa que no soltaba.

-Que obtusos sois los humanos -dijo esto mientras una de sus garras recorría la frente de Vlad de izquierda a derecha haciéndole una brecha de la que empezó a manar sangre-. Bien... mal... premio... castigo. Querido príncipe, no existe un Mal lo suficientemente caótico ni un Bien lo suficientemente puro. El Equilibrio es la auténtica filosofía que explica la Existencia: Causa-Efecto, Bien-Mal, Mujer-Hombre. Todo bebe de su contrario y se equilibra con su opuesto, así se mantiene el Todo. Nosotros, los ángeles caídos y sus esclavos, abogamos por el ejercimíento del Poder, el Deseo y el Placer para el dominio absoluto. Y en eso se ha basado la doctrina de nuestra eterna lucha con Él.

-¿Dios?- afirmó Vlad

-Si quieres llamarlo así... Dios... hay tantos dioses, pero Él fue el primero y, tras él, llegaron los demás dioses-

-Por que me explicas esto, que quieres de mí- insistió Vlad.

-He visto tu Obra, Vlad: el terror que has propagado entre tus semejantes -afirmó Lilith-. Y me has excitado todos estos años, me ha enamorado tu talento de dominación. Y te voy a recompensar por ello, serás mi ungido.

-No entiendo... - se extrañó Vlad.

-Aparte de ser reina de los súcubos soy la primera vampira... nosferatu... no muerta - aclaró la demonia-. La sangre de los mortales nuestro sustento, la eterna juventud, el poder, la sabiduría, el amor oscuro nuestra existencia. Hay otros, pero tú serás el más fuerte y sabio.

-No, no quiero esa existencia -se aterrorizó Vlad y se santiguó- no quiero caminar en la oscuridad, prefiero el tormento del infierno. Llévame a él.

-O si... caminarás, no habrá castigo a tus pecados. Solo mi recompensa -dijo Lilith mientras abría sus fauces- Recibe, mortal, el beso de Lilith. Y respira la vida eterna.

Dicho esto clavó sus fauces en la yugular de Vlad succionándole toda su sangre hasta matarlo, luego beso su cadáver por la boca introduciéndole por ella la suya propia (sangre negra demoníaca) y lo dejó caer a la hierba.

De repente los ojos y boca de Vlad se abrieron, su cuerpo se puso muy rígido al sufrir una brusca resurrección, convulsiones epilépticas sacudieron su cuerpo y comenzó a gritar y metamorfosearse: Su pelo se hizo plateado, su piel se aclaró hasta ser como el marfil y sus ojos se alargaron tornándose sus pupilas rubíes. Rejuveneció hasta parecer un hombre en la plenitud de su vida, vigoroso y con una belleza siniestra y muy atrayente. Tras su metamorfosis, y desnudo, se incorporó.

-Bienvenido a la No Vida -observó Lilith con deleite-. Eres mucho más hermoso ahora.

-Mis ojos... veo cosas que antes no veía ni percibía, siento cosas que no sentía. Yo... esto... - Afirmó Vlad.

-Dilo... maravilloso -terminó Lilith de hablar por él- y muchos dones deliciosos que descubrirás tener con el tiempo. Recibe este mi segundo regalo.

Lilith chasqueó los dedos y una urna sagrada de color grisáceo surgió de la espesura del bosque, esta chisporroteo energía mística y se abrió. En su interior había una armadura plateada y negra como la noche que tenía la forma de un vampiro humanoide desplegando sus alas

-Es un DEMO-SANKESH, una armadura de gran poder forjada en las fraguas infernales -explicó Lilith- ampliarán tus habilidades naturales de vampiro dándote aparte poderes demoníacos, te hará supremo entre los demás vampiros y te obedecerán. Llámala.

-¡DEMO-SANKESH!- gritó y las partes de la armadura cubrieron su cuerpo.

-Me siento tan fuerte que yo solo podría destruir a todos los ejércitos otomanos -afirmó con orgullo el nuevo Vlad

-No, viajarás por el mundo, ahora tienes la eternidad en tu mano -afirmó Lilith

-¿Qué deseáis que haga, gran señora? -se arrodilló sumiso ante Lilith

-Observa el mundo, conócelo, aprende a usar tus habilidades. Aprende a ser vampiro- indicó la demonia-. Después, cuando estés listo, reúne a otros como tú para liderarlos y vuelve entonces a Valaquia e instálate en Transilvania y desde allí amplia tus dominios, esparce mi legado por el mundo.

-Así lo haré- y se incorporó.

Lilith comenzó a desaparecer

-Sería conveniente que mordieses a tu caballo Silvano, será eterno como tú y... también que hicieses una visita a Radú -le guiñó un ojo- Así no estarás solo. Es bueno que los hermanos estén juntos.

Comenzó a reír y desapareció por completo diluyéndose con la niebla dejando a Vlad solo.

El valaco se miró sus blancas manos, empezó a mover la derecha hasta que ya no la veía debido a la velocidad infrahumana que esta alcanzó. Fue consciente de que no le costaría alcanzar a Silvano y luego visitaría a Radú.

El vampiro, a la velocidad del sonido, se esfumó en la niebla procedente del Danubio.

http://img176.imageshack.us/img176/6322/vladdraculjo6.png

http://img252.imageshack.us/img252/9375/lilithseoraoscurasucuboci0.jpg
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Mar Jun 10 2008, 06:57

9.2. CAMBIO DE TERCIO

Durante siglos Vlad Tepes viajó por el mundo encontrando aliados poderosos, forjando una nueva orden del Dragón y originando un culto muy cerrado que se extendió por toda la parte oriental de Europa. Sus continuos viajes por todo el planeta buscando a seres como él le convirtieron en un vampiro sabio y temido entre los suyos. Supo granjearse la adoración de su especie y le siguieron hasta Transilvania, donde se instaló en el castillo Bran, perteneciente a su familia, haciéndose pasar por un descendiente de sí mismo, pero los rumanos no eran estúpidos.

Tras un número insistente de desapariciones de aldeanos transilvanos, valacos y moldavos la gente comenzó a sospechar del nuevo noble de tez pálida, cabellos plateados y extraños ojos rubíes. Decían que era un enviado del Maligno.

Valaquia por aquel entonces estaba reinada por el príncipe Jorge Bibesco I. En aquel principado sus habitantes del odio a los turcos pasaron a detestar aún más a los rusos que eran sus auténticos dominadores por aquel entonces. La demanda de extrañas desapariciones por parte de los jefes locales hizo que el príncipe Jorge dejase por el momento los asuntos referentes a las continuas incursiones de rusos y turcos por su reino y atender a esta demanda de lo más inquietante.

Como nada conseguía averiguar mandó una misiva al médico ocultista holandés Abraham van Helsing que residía en Alemania y que era un conocido experto en casos y enfermedades inexplicables. El profesor se presentó ante el príncipe valaco y este le presentó el caso el cual aceptó con todo gusto.

Las pesquisas del ocultista le condujeron hasta la ciudad de Brasov, en Transilvania, y descubrió la existencia de un culto de lo más aberrante según los principios cristianos y se dio cuenta de que arreglar aquel asunto estaba muy por encima de sus posibilidades.

No le quedó más remedio que pedir consejo a un enigmático noble francés del cual se rumoreaba que era un inmortal que había vivido durante siglos y que había cambiado de identidad a lo largo de su longeva existencia haciéndose pasar por sabio, científico, letrado, sacerdote, etc. en diferentes civilizaciones del mundo a lo largo de la historia. Por aquel entonces era uno de los dirigentes de la secta de los Rosacruces (un movimiento esotérico) y tenía ubicada su residencia en París con título nobiliario de conde: el conde de Saint Germain.

Saint Germain escuchó con el mayor interés las consultas de su interlocutor Van Helsing y se dio cuenta de que, no solo Europa, sino todo el mundo conocido corría un gran peligro.

-Monsieur Van Helsing -dijo Saint Germain-, preparaos para realizar un largo viaje.

-¿A donde?- cuestionó el profesor belga.

-A la isla de Pascua, en el océano Pacífico -aclaró su interlocutor-. Allí vamos a solicitar la ayuda que necesitaremos para zanjar esta amenaza de inimaginables consecuencias.

Sus pasos les llevaron a realizar una larga travesía a través del mar hasta llegar a su objetivo.

Ya en la isla de Pascua realizaron la escalada de un volcán inactivo pero descender a su interior y llegaron a un paraíso intraterreno que parecía fuera del espacio y el tiempo, un lugar onírico digno de relatos mitológicos.

-¿Cómo puede existir un lugar así en el interior de la tierra?-

-Pues ya lo veis, monsieur, existe- sonrió con tranquilidad Saint Germain-. Este es el Bosque Sagrado de Mu y, en él, se halla el último reducto de la civilización de la Lemuria, el santuario Lemur.

Ambos invasores fueron capturados por unos individuos que vestían una túnica de color verde con la cabeza cubierta por una capucha en un claro del bosque y los amenazaron si no los seguían.

-Llevadme ante vuestro Sumo Sacerdote-

-¿Cómo conocéis de la existencia de este lugar?-

El conde de Saint Germain comenzó ha hablarle a los encapuchados, armados con unos cetros plateados cuya punta acababa en una gema arcoirisada, en un dialecto que Van Helsing no pudo asociar a lengua conocida alguna.

Los sacerdotes se pusieron en alerta y apuntaron con sus cetros hacia Saint Germain. Pero este frunció el ceño y les gritó unas palabras en el mismo dialecto y los individuos bajaron sus armas.

-La basura atlante no es bienvenida a nuestro santuario -afirmó un encapuchado que se abrió paso entre aquellos sacerdotes hasta la pareja apresada.

-No creas que me gusta venir hasta aquí a solicitar ayuda a loa ancestrales enemigos de mi pueblo -afirmó Saint Germain-. Pero mi civilización desapareció completamente y solo la vuestra, antes desaparecida, tiene el poder necesario para atajar una amenaza para el mundo desconocida aún, pero inminente.

Durante unos segundos aquel sacerdote y Saint Germain se estuvieron observando fríamente.

-Seguidme- les invitó aquel sacerdote e hizo una señal para que los demás bajasen sus cetros.

Les condujo directamente a una sala la cual le dijo Saint Germain a Van Helsing que se llamaba la Cámara de Jade, en ella otro individuo ya anciano y vestido con ropajes blancos ocupaba un trono hecho de ese mineral. El profesor ocultista escuchó como durante media hora este personaje y Saint Germain dialogaban a veces con palabras tensas en el dialecto que antes usó el misterioso francés.

-...¡Hasta habéis tenido la osadía de traer a un miembro de la quinta raza a nuestro hogar, cuando sabéis que debe mantenerse oculto!- le imprecó a Saint Germain el Sumo Sacerdote cambiando su lenguaje para que Van Helsing lo entendiese.

-Es un hombre de principios y grandes valores, guardará el secreto- aseguró Saint Germain

El Sumo Sacerdote observó con detenimiento a Van Helsing el cuál se vio invadido de repente de una angustia inesperada, como si le estuviese examinando por dentro con alguna extraña forma extraña de poder.

-Cierto, es muy íntegro- Sonrió el Sumo Sacerdote.

-Explícale a él lo que a mí me contaste en Paris, monsieur Van Helsing -le invitó su compañero de viaje.

Van Helsing contó con sumo lujo de detalles todo aquello que había descubierto en las tierras de los Cárpatos y de la figura de la figura de Vlad Tepes.

-Por lo que cuenta, señor Van Helsing, se está granjeando una amenaza muy seria para el continente europeo y los lemures juramos defender a la quinta raza de aquellos peligros que no pudiesen afrontar- dijo el Sumo Sacerdote y reflexionó durante un rato.

-Bien, os prestaré al más fuerte de mis guerreros arcanos- y dirigió su mirada hacia un extremo de la sala-. Ya puedes mostrarte a nosotros, no hay peligro para mi persona.

De repente unos pasos metálicos e invisibles comenzaron a sonar sobre el mármol de la cámara. Una figura evanescente, que de repente estaba y de repente no, se encaminó hacia el trono de jade hasta que recuperó completamente la nitidez. Era un joven alto, vestido con una armadura de platino y rodeado de un aura de poder. Van Helsing notó como a Saint Germain le corría una gota de sudor por su sien. Algo le dijo que su compañero sentía en ese joven algo que le aterraba o impresionaba.

-Este, caballeros -miró con orgullo el Sumo Sacerdote a su guerrero- es TELOS, PALIDÍN SUPREMO DE ANTUR. El mejor de los DIEZ PALADINES de la ORDEN DE GUERREROS ARCANOS.
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  night_fox el Mar Jun 10 2008, 06:58

PUERTO DE LA CIUDAD DE SINOP (MAR NEGRO, AL NORTE DE TURQUÍA)

31 de noviembre de 1853

Las embarcaciones otomanas ancladas en la ciudad de Sinop habían sido completamente devastadas por la armada rusa al mando del almirante Pavel Stepanovich Nakhimov el 30 de noviembre de 1853. La razón fue un fallo diplomático que hubo entre los imperios ruso y turco debido a un conflicto de índole religioso que llevaron a ambas partes a batallarse mutuamente. Rusia había invadido Moldavia y Valaquia, que por aquel entonces eran provincias del imperio otomano, y estos respondieron atacando a las tropas rusas instaladas en campamentos y fortificaciones a lo largo del rió Danubio y los rusos, como contraofensiva, atacaron directamente territorio de los turcos. Lo que posteriormente desataría una guerra que implicaría a toda Europa denominada la Guerra de Crimea. Eso ocurrió el 30 de noviembre de 1853.

Un día después, por la noche, un vigía de uno de los navíos rusos oteó un barco extraño que estaba rodeado de una gran niebla y que era negro como la noche. Aquel navío fantasmal parecía sacado de la edad media, se movía solo sin tripulantes en él y estaba en condiciones más bien precarias, pero se movía a una velocidad impropia de un barco de esas características y se dirigía raudo hacia los navíos rusos. El vigía, atemorizado, dio la alarma.

Aquel barco arroyó al navío ruso donde estaba él vigía que localizó a esta nave fantasmal. Tras el abordaje, como surgidos de la nada, una especie de humanoides de pigmentaciones grisáceas y blanquecinas saltaron del casco del barco que se creía desierto al casco del navío ruso. Aquellos seres tenían cabellos ralos, ojos rojizos, mostraban unos colmillos afilados e iban vestidos de harapos. Esos seres nada necesitaron para pasar de un barco a otro ya que daban unos saltos asombrosos cayendo cada uno con precisión sobre un marinero ruso y los mordían en la yugular, parecían mostrar una fuerza sobrehumana ya que manejaban a los rusos como juguetes.

En el barco fantasma un hermosísimo vampiro de tez blanquecina y alargado cabello negro que vestía con elegancia miraba el ataque con satisfacción desde el puesto del timonel.

-Vlad, hermano- se comunicó telepáticamente-. Ya ha comenzado el ataque.

-Mantén la ofensiva, Radú- respondió un severo mensaje en la mente del vampiro-. Ya es hora de darnos ha conocer tras siglos de preparación. Vamos a aprovechar la confusión que creará esta guerra humana para expandir nuestros dominios y crear una nación vampira.

Radú cortó el canal telepático y siguió observando la masacre del barco ruso sonriendo. A los pocos minutos de ser mordido un ruso se levantaba convertido en no muerto y se unía a las huestes de vampiros como uno más. Radú pensaba en llevar la ofensiva a los demás buques rusos y turcos y después expandir el conflicto a tierra y apoderarse de todo Sinop y, tras ello, quien sabe... Radú volvió a sonreír.

CATACUMBAS DEL CASTILLO BRAN (BRASOV, TRANSILVANIA)

17 de febrero de 1854

Los pasos de la carrera de los tres aliados que habían combatido la amenaza vampira durante dos meses por toda la parte oriental de Europa eliminando ellos solos a miles de ellos (gracias a los semidivinos poderes de Telos) sonaban en la piedra de las catacumbas del castillo Bran, carrera que acabo frente a un gran portón de hierro circunvalado por relieves demoníacos. Tras él se hallaba la sala del trono de Vlad Draculea. Tras tantas batallas habían alcanzado su objetivo final.

Telos convocó una ínfima parte de su cosmos e hizo estallar el portón y, sentado en un trono de piedra negra, se hallaba Vlad Dracul vistiendo su Demo-Sankesh.

-¡Vlad Dracul!- le señaló amenazante Van Helsing- Ha llegado la hora de que pagues por tus horrendos crímenes, rey vampiro. En vida fuiste un monstruo pero como no muerto eres un demonio de verdad. Hemos tenido que eliminar a miles de inocentes víctimas de la plaga de tu horrenda especie.

Vlad apenas hizo caso a aquel insecto e insignificante mortal. Su mirada se clavó como puñales ardientes en la mirada en Telos de Antur.

-Es tan fuerte como Lilith- pensó Vlad- pero su energía es tan pura y llena de bondad.

Su mirada se posó luego en el conde de Saint Germain, en él sintió un alma muy muy longeva, mucho más que su existencia. Leyó en los ojerosos ojos de aquel hombre con pinta de aristócrata sibarita un conocimiento tan antiguo como el mundo. Por primera vez en su prolongada existencia experimentó el temor a algo superior a él.

-Telos, aniquílale- ordenó Van Hellsing al Paladín lemur.

-¡No!- levantó firmemente el dedo índice el conde de Saint Germain frente a sus compañeros y se acercó tranquilamente hacia el vampiro.

Cuando llegó a los escalones que llevaban al trono oscuro de Vlad los subió con sigilo hasta llegar frente al trono y miró con frialdad a los ojos del no muerto, Vlad no sentía ninguna amenaza en el conde. Ambos sabían que el vampiro podría aniquilarle en un segundo.

-Que gran soledad siento en ti, príncipe- afirmó con una cálida sonrisa el conde.

-No entiendo de que me hablas, pomposo francés- afirmó Vlad-. Habéis eliminado a todos mis lacayos y esclavos, claro que siento soledad, es lógico. También sé que no soy rival para ese guerrero al que habéis llamado Telos, su poder está muy por encima del mío. Un príncipe rumano sabe cuando le ha llegado la hora.

-No me vengas con esos argumentos tan superficiales- dijo con tranquilidad Saint Germain-. Te hablo de una soledad que llevas arrastrando a lo largo de toda tu existencia como mortal y no muerto. La gran maldad de tu padre Vlad.

A Vlad Tepes se le abrieron mucho los ojos. ¿Cómo podría saber aquel hombrecillo su secreto más guardado?. El símbolo de su debilidad.

-Y no solo eso, sino la muerte accidental de Mirela-

-¡Eso es mentira, yo... !- se levantó amenazante Vlad.

-Le pedí a Telos a espaldas de Van Helsing que noquease a tu hermano, a tu amante y a tus otros cinco guerreros más fuertes. No han sido eliminados. Y lo sabes, Vlad, y te extraña nuestra forma de actuar-

-¿Que pretendes?- lo miró Vlad con frialdad.

-Tu guerra contra la humanidad es absurda, mi sabio amigo -le halagó Saint Germain-. Siempre supiste que era una campaña absurda. Mayores poderes a los tuyos siempre se opondrían.

-¡Los vampiros regiremos el mundo!- gritó Vlad

-Ese es el capricho de la vanidosa demonia que te transformó y tu orgullo es el del vaivoda monstruoso que fuiste por los maltratos de tu padre- dijo Saint Germain-. Lo sabes ya que grande es tu madurez, pero la devoción que sientes por ella te ha cegado durante siglos. En tus viajes se que has visto el sufrimiento de la quinta raza y te ha conmovido en silencio.

-Yo... -se quedó el orgulloso vampiro bloqueado ante aquellas palabras.

-Sé que en el fondo admiras la pureza del guerrero lemur, lo he sentido en ti- afirmó el conde-. El Equilibrio es una cosa muy difícil de juzgar incluso para seres inmortales como nosotros, pero hay que mantenerlo. Lilith te lo dijo en su momento, pero los demonios optan al desequilibrio y por eso hay que combatirlos. Lilith se ha aprovechado de tu gran valor, crueldad y sabiduría para que le hicieses el juego sucio. Siempre te manipuló.

-Estoy tan... cansado... -se echó Vlad la mano a la cara sintiéndose derrotado por Telos y desnudado por Saint Germain. Sus cabellos plateados le cubrieron el rostro al caer sobre sus hombros. Nadie le había hablado así nunca.

Saint Germain se sacó una rosa blanca de su casaca y la puso en el regazo de Vlad.

-El alma de Mirela siempre admirará el entusiasmo de aquel joven que tan grandes ideas tenia por Valaquia antes de ser vaivoda y el bien de su alma- sonrió Saint Germain-. El innumerable número de crímenes de los mortales que empalaste será perdonado ya que te cegaba la ira y el orgullo y los vampiros sois criaturas de la naturaleza y hay que respetar el orden natural de las cosas. Vlad Dracul Tepes, te doy la opción de redimirte olvidando tu oscura ambición respetando el Equilibrio y luchando por mantenerlo.

Vlad alzó la cabeza y miró con el ceño fruncido y luego miró la rosa blanca, recordando aquella tarde en la que pasearon su princesa y él en los jardines del castillo de su padre antes que muriese ella al día siguiente. Recordó como se engarzó ella una rosa blanca al cabello mientras miraban el anochecer llegar tras los montes Cárpatos.

-Ella siempre te quiso, lucha por lo ideales que te alimentaban entonces y que ella siempre valoró-

-Entre los arcanos siempre habrá espacio para ocho guerreros más- le ofreció Telos a Vlad-. Vuestras oscuras habilidades y conocimiento sobre el mal podrían ser útiles para mantener el equilibrio.

-Dejadme que reflexione durante un día vuestras palabras, nobles caballeros, me habéis inquietado con ellas. Debo pensarlo- Y se retiró Vlad del salón del trono-. Sentios como invitados en mi castillo. Si mañana observáis alguna extraña señal alguno de los tres significará que habré aceptado vuestro ofrecimiento.

-¿Vais a dejar que se marche así?- protestó Van Helsing.

-Nunca lo entenderías, colega, déjalo así- le dijo con severidad Saint Germain.

-¡Vlad, el arrepentimiento y la redención no son un síntoma de debilidad, sino de valor!- le gritó al príncipe vampiro mientras se marchaba a su ataúd a reposar.

A la mañana siguiente Saint Germain, nada más levantarse de un diván polvoriento que estaba en uno de los aposentos del castillo Bran abrió un ventanal que estaba atascado y le baño el rostro un sol radiante. Se estiró y vio los jardines áridos de vegetación que rodeaban el viejo castillo, de repente una bandada de palomas blancas se posó sobre el torreón resquebrajado donde se hallaban las catacumbas del castillo y, tras esa bandada de palomas blancas, se fueron posando más y más hasta que el torreón se llenó de ellas.

Saint Germain sonrió.

9.3. EPÍLOGO CHAPTER 9

SALÓN DE CONCILIOS DEL SANTUARIO LEMUR

8 de enero de 2008

Vlad notó como aquel tentáculo de las decenas que surgieron del cuerpo de Bhuvana le devoraba su voluntad y caía en al suelo inconsciente al igual que el resto de los allí presentes.

l despertar notó que la maldad más absoluta había vuelto a su ser y observó como la Suma Sacerdotisa se había vuelto tan poderosa y oscura como aquella que le creó.

-Y ahora levántense todos, es hora de hacer planes- dijo Bhuvana y empezó a dar instrucciones a todos los arcanos.

-Vlad, reúne a tus arcanos vampiro y parte de inmediato a Europa a tu tierra natal, espera mis instrucciones-

-Desde luego, suma sacerdotisa- inclinó Vlad la cabeza.

Ese mismo día ocho guerreros vampiros abandonaron el santuario lemur.

SALA DE RECEPCIÓN EN EL CASTILLO BRAN (RUMANIA)

26 de abril de 2008

Eugene Dracul, perteneciente al linaje del legendario voivoda valaco, había celebrado una fiesta nocturna debido a que había decidido trasladar su residencia al castillo más popular de su antecesor Vlad haciendo que este castillo de estilo gótico dejase de ser una atracción turística. A la fiesta estaban invitadas las mayores personalidades de Rumania. A lo largo de los siglos les sorprendía una y otra vez a los rumanos que los descendientes de Vlad Dracul fuesen su vivo reflejo.

Entre los invitados apareció un siniestro invitado vestido de frac, de raza amarilla y con unas lentes muy grotescas.

-Sanchai Too, que hacéis aquí- se inquietó Eugene.

-Traigo esta misiva del santuario- le ofreció el consejero de la emperatriz el papiro de esta sellado con cera.

Eugene le arrebató el pergamino y rompió el sello, al leer la misiva sonrió. Miró a Sanchai.

-Si, príncipe Vlad- le susurró Sanchai al oído para que no le oyesen los invitados-. Ha llegado el momento.

CONTINUARÁ... (つづく)

http://img255.imageshack.us/img255/3876/telosconarmadurafh0.jpg

http://img255.imageshack.us/img255/4860/saintgermainvf3.png

http://img176.imageshack.us/img176/6280/abrahamvanhelsingou2.png
avatar
night_fox
Beginner

Cantidad de envíos : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: SANTOS MUNDIALES: SAGA SANTUARIO LEMUR

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.